Un estudio de la Comisión Europea allana el camino para la prohibición de los disruptores endocrinos

Los disruptores endocrinos están relacionados con cáncer de mama y testículos, graves problemas reproductivos y neurológicos, diabetes, obesidad y otras enfermedades crónicas.

La Comisión Europea ha publicado esta semana un informe que recopila el estado del conocimiento científico sobre los disruptores endocrinos (EDCs en su acrónimo inglés). El informe examina cómo definir e identificar EDCs de forma que puedan ser incluidos en las categorías de sustancias químicas que deben ser prohibidas o estrictamente controladas bajo diferentes normativas europeas.

CCOO ha exigido a las Administraciones españolas que hagan suyas las recomendaciones del informe de la Comisión Europea que pide que los disruptores endocrinos sean prohibidos o estrictamente controlados y, en consecuencia, que no retrasen más la adopción de medidas para reducir la exposición a estas sustancias altamente tóxicas de los trabajadores, la población y el medio ambiente.

Los  EDCs son sustancias que pueden interferir en el sistema hormonal provocando graves daños a la salud, incluyendo cáncer de mama y de testículos, daños al sistema reproductor, obesidad, diabetes, daños neurológicos y otras graves enfermedades crónicas. Los EDCs son los responsables del cambio de sexo observado en peces y moluscos de aguas contaminadas.

Los EDCs están presentes, entre otros, en plaguicidas y biocidas (Ej.piretrinas, clorpirifos),  plásticos (Ej. BPA, PVC, poliestireno), resinas (resinas epoxi), cosméticos (parabenos), juguetes (ftalatos), etc. Miles de trabajadores están expuestos en sus puestos de trabajo a estas sustancias tan preocupantes y todos los ciudadanos estamos expuestos a través de los alimentos con restos de plaguicidas y del uso de los productos y artículos que los contienen.

Los disruptores endocrinos presentan características toxicológicas particulares que hacen que los sistemas de prevención y control tradicionales, en vigor  en la normativa europea, sean ineficaces para evitar los daños causados por la exposición a estas sustancias. Así, los EDCs se caracterizan por actuar a dosis extremadamente bajas; por ser diferentes los efectos y su gravedad según el momento de la exposición, siendo periodos de especial vulnerabilidad el desarrollo embrionario y fetal; y por no presentar una curva lineal dosis respuesta (esto es, pueden presentar efectos dañinos a dosis muy bajas que no presentan a dosis más  altas).

El informe, encargado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, ha sido realizado por el Profesor Andreas Kortenkamp y su equipo, científicos punteros en el estudio de la disrupción endocrina. El estudio examina el estado del conocimiento científico sobre los disruptores endocrinos y cómo la normativa existente aborda la identificación y el control de estas sustancias, así como las características particulares de los disruptores endocrinos y sus efectos dañinos para la salud humana. Se encargó con la finalidad de contribuir al desarrollo de criterios para identificar y regular los disruptores endocrinos en la normativa europea, en particular en los reglamentos de Pesticidas, Biocidas y REACH, aunque más adelante se incorporará a la normativa de cosméticos, materiales en contacto con alimentos y seguridad de juguetes.  También contribuirá a la revisión de la Estrategia Comunitaria sobre Alteradores Endocrinos, publicada hace 12 años.

Pedro Linares, Secretario Confederal de Salud Laboral de CCOO ha declarado: “Este informe es una contribución muy importante al debate sobre cómo debe la Unión Europea abordar el problema de la disrupción endocrina. Hasta ahora, la normativa no ha acordado una forma de identificar sistemáticamente las sustancias químicas que poseen estas propiedades, lo que está retrasando la adopción de medidas para reducir la exposición.  Esperamos que las recomendaciones de este informe sean incorporadas en la revisión de la estrategia europea sobre EDCs y en la propuesta de criterios para la identificación de EDCs que está elaborando la Comisión. También esperamos que los Ministerios de Sanidad, de Medio Ambiente y de Trabajo incluyan, cuanto antes, estas recomendaciones en la normativa y planes estatales que abordan la protección de la salud laboral, de la salud pública y del medio ambiente.
.

.
Fuente: ISTAS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Disruptores endocrinos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.