DIA MUNDIAL DE LA SALUD

En España  mueren cada año  en los hospitales -datos del Instituto Nacional de Estadística- cerca de 400.000 personas. De ellas, 100.000 mientras son tratadas de cáncer, lo que significa que  ante las optimistas explicaciones de quienes afirman  que entre el 50 y el 70 % de los enfermos de cáncer se curan, cabe interponer  una nueva forma de afrontar el problema de forma multidisciplinar. Y esto pasa por abordar de una vez aspectos relacionados con la insana alimentación, el deteriorado medio ambiente y la carga tóxica que soportamos, entre otros aspectos. Es desalentador comprobar como  hoy muere de cáncer más gente que hace 40 años  y que este aumento lo sea en un porcentaje muy superior al del aumento de la población.

En El Día Mundial de la Salud la Asociación Alicantina para el Estudio de las Intolerancias Alimentarias y Ambientales (aaeiaa) quiere incidir y reflexionar sobre aquellos factores de riesgo relacionados con la contaminación del agua, del aire, de las plantas, de los alimentos y de las que suponen  las radiaciones electromagnéticas derivadas de la telefonía móvil, el wi-fi, el wi-max, los microondas, los DECT, las antenas y  estaciones base de telefonía y de trasformación eléctrica.

Mantener la salud es una cuestión de sentido común y no tanto de fármacos ni de tratamientos complejos. Debería ser suficiente con cuidar de verdad el cuerpo y la mente, desintoxicar ambas, respirar aire limpio, beber agua pura y estructurada e ingerir la comida natural adecuada además de practicar algún tipo de ejercicio de forma regular.

UN BUEN DECÁLOGO DE SALUD

1) No fumar jamás, y el alcohol con moderación espartana

2) Beber abundante agua pura y estructurada.

3) Procurar que tres cuartas partes de la dieta sea vegetal y cruda.

4) Evitar en lo posible los productos lácteos animales.

5) Evitar  la carne roja (nunca jamás más de 300 gramos por semana) y el exceso de proteínas animales e hidratos de carbono refinados.

6) Cocinar a baja temperatura, al vapor, evitando barbacoas, planchas, sartenes y microondas.

7) No creer en el mito de la musculación, las pesas y demás ejercicios absurdos.

8) Practicad algún ejercicio aeróbico de forma regular en un ambiente exento de contaminación, al aire libre y a la luz del sol.

9) Repetir diariamente la frase “cada día estoy mejor en todos los sentidos”

10) Ser solidarios. Ayudad a vuestros semejantes siempre que sea posible. (Álvarez Astor, 1978)

                                                                       A la memoria de un viejo profesor de medicina

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alimentación y tóxicos. Guarda el enlace permanente.